jueves, 5 de mayo de 2016

Y ahora por favor, sonrían.


Escribo estas líneas con la reciente clasificación del Atlético y el Real Madrid para la final de la Champions, y horas antes de que Sevilla y Villarreal les imiten probablemente, en este caso en la Europa League. Todo, mientras un comatoso valencianismo arde en deseos de que termine por fin la temporada, y esperar a que -!por fin!, se toque la tecla correcta que haga al VCF competir dignamente por ésos campos de dios.

Además, estamos ya ante le segunda peor racha de la historia del club sin conseguir ningún título. La mayor época de sequía, data de la transcurrida entre 1980-1999 -19 años, nada menos; la segunda, de ocho años. Los que van de 1954 a 1962, 1971 a 1979...y la actual. Que cómo mínimo, serán ya de nueve años. Hay otros datos que no acompañan al optimismo, dos de las tres últimas campañas -contando esta, te has quedado fuera de competiciones europeas; y hace nada menos que diez años de la última vez que el club se metió en unos 1/4 de Champions.

Hasta hace una década, los de Mestalla eran con diferencia el tercer club de España con más éxitos internacionales. Seis entorchados, el Atlético contaba con dos, y el Sevilla con ninguno. Pese a tener tres títulos de liga menos que los colchoneros, el tercer puesto en la clasificación histórica del campeonato, hacía mirar a los ojos rojiblancos. Hoy, diez años más tarde, el Atlético tendrá la oportunidad de superarte -además de ser el primero de los dos en levantar la orejona, y el Sevilla de igualar ésos títulos si confirma su pase a la final. Para terminar de rematarlo, ambos equipos han levantado tres de ésas Europa League eliminándote a ti, con garrafales errores arbitrales. Sencillamente cojonudo.

Pues bien, aquí es dónde toca decir, señores... !ME IMPORTA TODO ESO UN CARAJO!. Que ganen todo lo que quieran, que te superen en Champions, en UEFAS, y hasta en Trofeos Naranjas si les hace ilusión. Me parece muy bien. Pero me parece que va siendo hora de que nos preocupemos nada más que por lo que pase en Mestalla. Nada más.

Miren, ¿quieren saber dónde demonios estaban Atlético, Sevilla y ya no digamos Villarreal cuándo ustedes estaban viviendo noches mágicas contra la Lazio y el Leeds?. En segunda, no compitiendo en semifinales europeas cómo hemos estado haciendo nosotros en nuestro peor momento no, en segunda.

El fútbol son ciclos, no duden que por lo civil o por lo criminal, el murcélago volverá a volar. Que no parezca esto una ñoñería al estilo "el fútbol nos debe una", en absoluto. Simplemente creo que a base de competir, de jugar, de intentarlo, de fallar, de que te den hostias...llega un momento que te toca. Es pura matemática. El VCF, aunque a veces parezca que lo intentemos, es indestructible. Es atemporal, está acostumbrado a resistir cómo Rocky. Porque sabe que no va a venir nadie, ni de aquí de ni de allí a darnos una palmadita en la espalda. A ayudarnos lo más mínimo, a crearnos un relato que no sea el de unos histéricos.

El relato, nos lo tenemos que construir nosotros.Y debemos empezar a tener claro que con todas nuestras cosas -que nos la debemos decir, la autocrítica nunca puede faltar, somos una gran afición. Pero únicamente cuándo tenemos claro quien es el rival. Si Mestalla aprieta, hay pocos estadios, por lo menos en España que intimiden tanto; déjense de complejitos y grábense esto en el melón, o en las pelotas si hace falta. En cambio, si le hacemos caso a los medios, a cuatro vendedores de crecepelos que ya se lo digo yo, tienen al VCF entre el último de sus intereses, corremos el riesgo de que el ambiente comience por viciarse desde agosto. Repito; la afición está sola. Más que la una. Muchos de "aquí", tienen antepuesto otro interés al del club, muy respetable, pero es algo que debemos tener claro. Y todos los de "allí", van a aprovechar la mínima para hacer sangre. Ya que no debemos ser simpáticos ni caer bien: ni falta que nos hace. "No gustamos a nadie, y nos da igual", cantan los hinchas del Milwall. Pues eso.

En tiempos de la posmodernidad, del progreso, del beneficio rápido, cada vez se antoja más complicado que las que debieran ser las futuras generaciones valencianís lo sean. Un VCF mediocre se ha juntado con todos sus rivales ganándolo todo. Porca miseria. Pero es ahí cuándo debemos crear una militancia fiel, unida, que tenga más allá del resultado su valedor. Que vuelva a los orígenes sin caer en la nostalgia y sabiendo salir de 2004. Que entienda que hemos sido grandes cuándo hemos tenido hombres, y no nombres. Que sepa lo que quiere, o al menos lo que no quiere.

Si el club no acierta en sus decisiones, es imposible reverdecer viejos laureles, cierto. Pero ahí poco podemos hacer, más allá de cómo decía antes, exigir sabiendo desmarcarse de los buitres, y teniendo claro qué cosas quiere y cuáles no. Y sobre todo, y por lo que más quieran...sonriendo.

@gustoparticular

1 comentario:

  1. Buen artículo de opinión. Lo cierto es que la suerte no le ha sonreido al Valencia esta temporada: Diego Alves se perdió una gran parte de la temporada por su lesión y el Valencia contrató en Diciembre a un entrenador como Gary Neville que no tenía experiencia y demostró ser un técnico que no tiene personalidad. Pero, ojalá que este mal panorama del Valencia cambie pronto y vuelva al sitio donde merece estar. Pienso que el fichaje de Nani, le puede aportar cosas positivas al juego del Valencia.
    Por último, quiero destacar que en mi opinión, el Valencia necesita darle continuidad a un proyecto determinado y acabar con la inestabilidad que se ha vivido este año en el banquillo valencianista, con los continuos cambios de entrenador.

    ResponderEliminar